Paseando por una playa del País Vasco francés, cogidos de la mano y en actitud cariñosa en un restaurante con mesa para dos. Así es como han fotografiado a Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia y como se ha dado a conocer su relación.

Pero detrás de esas fotografías quedan muchas dudas: ¿quién hizo la foto?, ¿quién la vendió a la prensa?, ¿cuánto se ha pagado por ella? La periodista Rosa Villacastín, especializada en Casa Real, ha despejado algunas de las incógnitas, asegurando en primer lugar que en Casa Real no habían visto estas imágenes antes de su publicación.

Explica entonces que la foto la hace una persona anónima, no un fotógrafo profesional. Después, viaja a Madrid y acude al grupo Vocento, donde las rechazan. Lo mismo ocurre con la revista 'Hola', que también dicen que no a comprar la fotografía, pese a que el precio que le ha puesto el vendedor es de 4.000 euros.

Esta cantidad resulta incluso ridícula para lo que cuesta en el mercado una fotografía de estas características. Como apunta Villacastín, superaría los 30.000 euros. La razón por la que es tan barata es porque la persona sí quiere que se publiquen.

Por todo ello, la periodista considera que "puede ser una venganza, de alguien que se quiere vengar de los dos, o puede ser que alguno de los dos haya enviado a alguien para que haga la foto y de una vez por todas se sepa la relación". Ella apunta a que la mayor beneficiada es Ainhoa Armentia, "porque es la que se está jugando todo".