El informe psiquiátrico es contundente en su diagnóstico. El hombre que asaltó el domicilio de los Bárcenas disfrazado de cura padece un trastorno de personalidad de rasgos paranoides, narcisistas y antisociales.

"Descifremos qué significan estos términos. El paranoide vive en un entorno que considera hostil, cualquier acercamiento humano es una amenaza. El narcisista se sobrevalora y se considera un superhéroe que va a salvar el mundo", dice Beatriz de Vicente, abogada penalista y criminóloga.

Y Enrique Olivares quería salvar a España de la crisis y de su gobierno. “Él pensaba que iba a descubrir los papeles secretos del señor Bárcenas y que además iba a salvar a España", señala De Vicente. Según cuenta el propio Olivares, durante la época franquista estuvo en la cárcel en varias ocasiones; a los 26 años viajó Nueva York, vivió en Miami y también en México.

Según el informe, Olivares vuelve a España en 2013 y se encuentra con un gobierno que no le gusta. Así que decide hacerse con los papeles de Bárcenas para negociar con el gobierno. "Pensé que tenía que entrar y me hice pasar por un cura, me abrieron, saqué una pistola y le dije a la señora que ya sabía ella a que yo iba. Le dije que era igual que su marido, les amenacé con pegarles un tiro. Tengo experiencia en cosas militares y han cantado", dice Olivares.

El informe psiquiátrico asegura que Olivares planificó el asalto de forma organizada y concluye que sus capacidades están alteradas al menos de forma moderada. El falso cura continúa en prisión preventiva en espera de juicio.