Actualmente, 2.000 millones de usuarios de todo el mundo están conectando con una de las tres aplicaciones que se cayeron durante seis horas de la tarde de este lunes. Lo hacen gracias a unos protocolores BGP, que son los que guían las conexiones a través de la red.

¿Qué ocurrió ayer? Que una configuración de los servidores de Facebook paralizó todo el mecanismo, desapareciendo así la guía que siguen las redes, como si nadie las hubiera creado nunca. Luis Sanabria lo ha explicado de forma muy gráfica en el plató de Más Vale Tarde