Tony Herrera, amigo de Tomás Gimeno, tiene su propia teoría sobre lo que ha podido hacer el padre de las menores Anna y Olivia, en paradero desconocido desde hace nueve días.

A su juicio, Gimeno podría haberse fugado hacia la costa africana. "En concreto este velero se ha ido a un punto de la costa africana, esta información se la hemos dado a la Guardia Civil", ha explicado a laSexta.

Herrera asegura que su amigo "ha cometido un error", e insiste en la necesidad de que "recapacite" y traiga de vuelta "a esas niñas otra vez con su madre, con su familia".

Sin embargo, esta teoría tiene algunas lagunas, según Beatriz de Vicente. "¿Y qué hace a las doce de la noche volviendo?". No obstante, se estudiarán todas las posibilidades.

Cronología de los hechos

Tomás Gimeno fue grabado a las 21:00 horas en la Marina de Santa Cruz, donde tenía amarrada su embarcación. "En el primer contacto visual solo lo vemos a él y a una serie de bolsos y ropa que va descargando del coche. No apreciamos nada de las dos niñas", explica el capitán del puerto.

Una hora y 40 minutos después, a las 23.30, vuelve a tierra para cargar el móvil. Después, vuelve a salir a las 00:30 y ya no vuelve más. Sin embargo, antes había llamado a su mujer para asegurarle que no volverá a verlos, ni a él ni a Olivia y Anna.

La búsqueda se centra en un primer momento en el mar, pero además la Guardia Civil inspecciona el coche de Gimeno, un Audi que dejó aparcado en el muelle, y su lancha, con restos de sangre que pertenecerían al propio Tomás. Tampoco han encontrado, por ahora, ningún rastro en su casa, el lugar donde las niñas estuvieron antes de desaparecer.

La clave está ahora en el duplicado de la tarjeta móvil de Gimeno, autorizado por la jueza de instrucción ayer, y que podría indicar a los agentes cuáles fueron sus últimos movimientos. "Necesita una logística, alimentos, cobertura o técnica, lo que se traducirá tarde o temprano en alguna pista de tipo electrónica", ha explicado Francisco Canals, periodista especialista en ciberdelincuencia.

Mientras, la madre de las pequeñas no pierde la esperanza de encontrarlas pronto, por eso la Guardia Civil trabaja descanso para que Olivia y Anna vuelvan a casa.

Helicópteros se incorporan a la búsqueda

Tal y como ha explicado Beatriz de Vicente, si finalmente los cuerpos estuvieran en el mar, se tiene la esperanza de que salieran a flote. "A un cuerpo sometido en inmersión tras tantos días llega la fase de gasificación. Por efecto de la descomposición el cuerpo se llena de gases y sale. Cuando un cuerpo entra en el agua no se va al fondo, se queda a un metro y medio es muy susceptible de ser arrastrado. Después bajan al fondo y finalmente emergen". De ahí, advierte, la posibilidad de que los helicópteros estén buscando por la costa.