Se cumplen 24 años de la muerte de Diana de Gales en un accidente de tráfico en París el 31 de agosto de 1997, una noticia que conmocionó al mundo. Ese día, la 'BBC' interrumpió su programación para informar de que Lady Di estaba muy grave y, pasadas las 05:00 de la mañana, la propia cadena pública británica confirmaba su fallecimiento.

Diana tenía 36 años cuando perdió la vida en un accidente en el que también fallecieron su pareja, Dodi Al-Fayed, y el conductor del vehículo, Henri Paul. Solamente sobrevivió al accidente el guardaespaldas que también viajaba en el coche, Trevor Rees-Jones.

En el momento de su muerte, Lady Di llevaba divorciada del príncipe Carlos de Inglaterra desde 1996 y estaba rehaciendo su vida junto a Al-Fayed, heredero del multimillonario egipcio que entonces estaba al frente de los almacenes Harrods.

Tan solo unas horas antes del fatal accidente, los fotógrafos captaron imágenes de la pareja de vacaciones en el yate de él en Saint-Tropez. Diana tenía que volver a Londres porque sus hijos, Harry y William, empezaban el colegio poco después. Dodi Al-Fayed había comprado un anillo que, según algunas informaciones, podía ser de compromiso, con la intención próxima de casarse con Lady Di.

La pareja estaba sufriendo la persecución de los fotógrafos, tal y como reflejaban sus rostros en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del hotel Ritz de París el 30 de agosto. Inmediatamente después de que se tomaran esas imágenes, se subieron a un Mercedes Benz S 280.

El conductor, intentando esquivar a los paparazzi, conduce a 190 kilómetros por hora por los túneles que rodean el río Sena, hasta que pierde el control del vehículo y choca contra una de las columnas del Pont de l'Alma. El coche queda reducido a un amasijo de hierros.

Un médico que iba en dirección contraria por el citado puente se encontró con el accidente y, aunque no reconoció a Lady Di, ahora se ha conocido qué le dijo ella cuando la asistió: "¿Dios mío, qué ha pasado?". Diana ingresó en el hospital con numerosas lesiones internas y, pese a los intentos de los médicos por salvarle la vida, acabó falleciendo ese 31 de agosto de hace 24 años.

Tras la muerte de Lady Di se desataron las especulaciones en torno a su muerte. La prensa egipcia apuntó entonces a los servicios secretos británicos como responsables, mientras que su hermano responsabilizó directamente a la prensa. Los fotógrafos que la perseguían en el momento del accidente fueron detenidos en un primer momento, pero después fueron absueltos, porque la Justicia francesa determinó que el único responsable era el conductor por conducir demasiado deprisa. Tiempo después se supo que triplicaba el nivel de alcoholemia en sangre. La investigación duró 10 años y aún habrá que esperar al año 2082 para que se desvele totalmente.