Las imágenes que siguen llegando de los ucranianos que escapan de la guerra, a pie y con lo puesto, son estremecedoras. Incumpliendo el alto al fuego necesario para que los corredores humanitarios puedan funcionar en Ucrania, las tropas rusas bombardearon el principal puente de Kiev, en Irpin, que estaba sirviendo de ruta de escape para los refugiados ucranianos. Esta vía sigue siendo una de las salidas que tienen los civiles que huyen de la invasión de Rusia, aunque la situación es infinitamente más complicada, ahora que tienen que atravesar un río para poder salir.

Las imágenes que el miliciano Igor Chumack ha enviado a Más Vale Tarde, muestran los esfuerzos de quienes ayudan a niños, a mayores y a personas enfermas que incluso tienen que ser trasladadas en camilla para cruzar las aguas. Han improvisado con maderas una especie de puente, pero el paso es complicado.

Este paso lo atraviesa "mucha gente que quiere salvar sus vidas", y a su llegada "necesitan transporte para llevar a estas personas más lejos de ahí", explica Igor. Pese a la tragedia, el miliciano ucraniano confía en que "llegará un día en el que los disparos se calmarán y Ucrania tendrá silencio como antes".