La kombucha es sin duda la bebida de moda: incluso hemos visto beberla a la reina Letizia durante la gala de los Premios Planeta. Pero, ¿qué es exactamente? Elaborada a base de té y con la fermentación de hongos, bacterias y levaduras, la bebida de la que todo el mundo habla ya la tomaban los antiguos emperadores de China y los samuráis, que la conocían como el 'elixir de la vida'.

Efervescente y gaseosa, la hay de infinitos sabores y su fermentación genera una ínfima cantidad de alcohol, motivo por el que quizá doña Letizia, que es abstemia, se podría haber aficionado a ella. Sin embargo, ¿es realmente beneficiosa? El nutricionista Luis Alberto Zamora señala que este producto es "inocuo" pero advierte de que "no hay evidencia científica de que tenga ningún tipo de beneficio" más allá de la hidratación o el sabor.

Además, advierte de que en ella puede llegar a haber "cantidades bastante altas de azúcar" y, aunque "es baja en alcohol", sí puede llegar a contener "uno o dos grados". Además, hay que tener cuidado con la que se fabrica en casa, puesto que en la fermentación podrían colarse bacterias. Puedes ver la explicación completa del experto en el vídeo que ilustra estas líneas.