El autor de la brutal agresión con un puño americano a un sanitario en el Metro de Madrid ya ha sido detenido. Se trata de un joven colombiano de 19 años con un antecedente por receptación que propinó un puñetazo con este arma a un hombre que le recriminó que no se pusiera la mascarilla mientras viajaba en su vagón.

Las imágenes de la agresión muestran cómo el joven le agrede con una brutalidad pasmosa para posteriormente marcharse. Sin embargo, ninguno de los presentes trata de mediar. En ese tipo de situaciones, expone Serafín Giraldo, inspector de Policía, "lo mejor que podemos hacer es llevar un móvil para, en primer lugar, avisar a la Policía y grabar lo que está pasando".

"Meterse, sin embargo, no puedo aconsejarlo en una agresión de este tipo", ha señalado el agente, que ha asegurado que en estos casos "también puede sufrir esa persona una agresión".

Pero, ¿qué hubiera pasado si nadie pudiera grabar esas imágenes? En este caso, al producirse en una línea de Metro, probablemente se hubiera dado igualmente con el agresor. "En el Metro hay cámaras por todas partes, por lo que en este caso esta grabación ha sido innecesaria, pero en otros casos son tremendamente importantes", ha reiterado el agente.

En este sentido, los intentos de fuga del agresor han sido "absurdos", tal y como ha indicado Giraldo: "Es absurdo tratar de huir de la justicia cuando hay una identificación, hay cámaras y sus dos compañeros han declarado".

El agresor se podría enfrentar hasta a 12 años de prisión

El inspector Giraldo ha asegurado que se podría tratar de un delito de lesiones si el enfermero pierde finalmente la visión. En ese caso, el agresor se enfrentaría a una pena de hasta 12 años de prisión.

Si, en caso contrario, es un delito de lesiones leve, en caso de que el hombre recupere la visión, simplemente sufriría una pena de multa.