¿El caso de Anna y Olivia, las dos menores desaparecidas y asesinadas por su padre en Tenerife, es un caso cerrado? Juan Carlos Lafuente, teniente coronel de la Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife y encargado del caso, responde en Expediente Marlasca que tras desarrollar las investigaciones pertinentes, y cuando lleguen los últimos informes de criminalística -relativos al ADN y la autopsia de la pequeña Olivia- se dará por cerrada la investigación.

"Tenemos ciertos indicios que apuntan a que los cuerpos de Anna y Tomás están en el fondo del mar", ha explicado. Y a esto añade: "No manejamos ningún indicio que nos permita determinar que Tomás Gimeno ha salido de la embarcación que tenía en su propiedad".

Así se decidió el fin de la búsqueda

Como ha reconocido el responsable, el principal escollo de la investigación es el complicado terreno en el que durante meses se buscaron los cuerpos del padre y las hijas, y donde apareció en cadáver de Olivia, la menor. Se trata de un fondo marino muy abrupto y con mucha profundidad, y teniendo en cuenta esa dificultad, consideran además probable que el cuerpo de Tomás haya avanzad del lugar donde cayó por las corrientes marinas.

No manejamos ningún indicio que nos permita determinar que Tomás Gimeno ha salido de la embarcación"

Juan Carlos Lafuente (Guardia Civil)

Por todo ello, explica el guardia civil, "se decidió que tenía que terminar la búsqueda", en una reunión en la que también estuvo presente la madre de las pequeñas, Beatriz Zimmermann.

Y a pesar de que el caso está a punto de cerrarse, Lafuente ha explicado que durante la investigación siempre tuvieron claro que debían recopilar todos los datos volátiles por si se pueden llegar a usar en un futuro. "Las llamadas de teléfono, las imágenes que sacamos del recorrido que había hecho Tomás Gimeno con su vehículo, las inspecciones oculares de la casa y la embarcación... Era básico guardar estos datos porque no solo sirven para la investigación sino también para el futuro", ha puntualizado.