La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que ha tomado las riendas en la búsqueda de Esther López, la mujer desaparecida en Traspinedo (Valladolid), espera localizarla con vida. Pero para sus familiares, cada día que pasa es más difícil mantener la esperanza. Así lo han explicado el periodista de Investigación Manu Marlasca y la criminóloga Beatriz de Vicente en Más Vale Tarde.

Hasta ahora hay un único detenido, Ramón, conocido como 'El manitas' y una de las personas que vio a Esther en la noche de su desaparición. Cuenta con antecedentes por violencia machista extorsión, amenazas y lesiones.

La Guardia Civil registra su casa y su vehículo en busca de algún indicio o prueba. Han tenido para ello 72 horas (antes de que pase a disposición judicial) que están a punto de agotarse, aunque es de esperar que los investigadores pidan una prórroga al juez para poder concluir la inspección ocular.

"Es muy importante que en ese atestado se puedan aportar indicios suficientes para esclarecer los hechos, o para acordar si hay una prisión preventiva", ha explicado Beatriz de Vicente.

La experta ha hecho un repaso a los datos que se manejan hasta este momento: "Hay una desaparición forzosa a todas luces; un escenario cero donde la migo la deja; un factor situacional de riesgo amplio que es que es mujer, era de noche y estaba sola; otro indiciario que son los antecedentes del detenido; y una comunicación telefónica". Por todo ello, avisa: "Los indicios no son buenos".

Por su parte, Manu Marlasca apunta a que los investigadores "dan por hecho un desenlace fatal", y es que a la búsqueda se ha sumado ya un equipo de buzos de la Guardia Civil para buscar a Esther en el río Duero y este martes se incorporará un perro especialista en búsqueda de cadáveres en grandes áreas.