Miguel Carrillo es el portavoz de un grupo de cinco padres que han venido a Madrid citados por la Policía. Todos ellos están afectados por casos similares a los tres que ya han sido conocidos de madres detenidas por haber escondido a sus hijos de sus padres.

Explica que la relación entre todos estos casos se basa en los profesionales de atención primaria que han remitido informes de supuestos abusos sexuales o de recomendaciones de no ver a la familia paterna.

Incluso hay "niños que han sido trasladados desde sus ciudades hasta Madrid para ser tratados por un psiquiatra", indica Carrillo. Además, como otro elemento común, estas nuevas cinco madres han compartido información en redes sociales sobre la asociación Infancia Libre.

"Hay alguna denuncia de violencia de género y de abusos sexuales a menores", explica el portavoz. Además, el modo habitual es que las denuncias comiencen después de una sentencia de divorcio. También, un incumplimiento reiterado de incumplimiento del régimen de visitas por parte de madres.

Los padres ahora colaboran con la Policía judicial, aportando toda la información y si determinan que puede tratarse de una trama criminal se personarán como acusación particular, asegura Carrillo.