Se cumplen 20 días desde que Martín Ezequiel asesinase en un hotel de Barcelona a su hijo Leo, de apenas dos años, asfixiándolo con una almohada. Como explica Manu Marlasca, jefe de Investigación de laSexta, la Policía trabaja con dos hipótesis para dar con este hombre cuyo paradero sigue siendo desconocido.

La primera, es que el asesino puede estar escondido en algún lugar del país y las autoridades están esperando a que salga para detenerle. La segunda hipótesis que se baraja es que el hombre después del crimen se quitó la vida.

Aunque el asesinato sí lo planificó, dejando una nota para su expareja y madre del menor y cometiendo el crimen en el mismo hotel en el que ambos habían celebrado su boda, la huida no parecía estar tan organizada.

De hecho, las cámaras lo captaron entrando en el aeropuerto de El Prat, aunque no llegó a subirse a ningún avión, y también lo grabaron huyendo del hotel saltando una valla.