El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido imputado. Hace días, Argemino Barro explicaba desde Nueva York en Más Vale Tarde que frente a la Corte Penal había un amplio despliegue por miedo a una avalancha de seguidores de Trump, a los que él mismo alentó para que salieran a la calle, asegurando que sería detenido. Un arresto que finalmente no se produjo.

Trump está acusado de comprar el silencio de una actriz porno con la que mantuvo una relación sexual. El expresidente pagó 130.000 dólares de forma ilegal a Stormy Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford. Este supuesto soborno se investiga por la Fiscalía de Manhattan y existen dudas sobre la procedencia del dinero. La hipótesis que se maneja es que fue con dinero no declarado de la campaña electoral de 2016.

La investigación, que ha durado casi cinco años, abarca el pago a Daniels a cambio de su silencio durante la campaña electoral de Trump de 2016 y parece estar centrada en la falsificación de los registros comerciales de la Organización Trump por cómo se incluyó el reembolso al exabogado de Trump Michael Cohen, que dijo haber adelantado ese dinero a la mujer.

El exmandatario estadounidense ha negado estas acusaciones y, como ha hecho a lo largo de su gobierno, lo achaca a las 'fake news'. "Un complot de extorsión de Stormy, 'cara caballo', Daniels. Todos están enfermos. Son noticias falsas. Ahora lo tenemos que hacer otra vez", así ha negado la mayor Trump, con una retórica que recuerda al asalto al Capitolio.

Finalmente, un gran jurado ha decidido procesar al expresidente. Trump, que está en campaña como candidato a la nominación presidencial republicana en 2024, no solo tiene pendiente este caso, sino que enfrenta varios problemas judiciales.