Los niños ya llevan 25 días encerrados por el confinamiento por coronavirus, y ya son muchos los profesores que han tirado de ingenio para poder mantener la atención de los más pequeños en una situación excepcional.

Uno de estos maestros es Iñaki Zulueta, conocido ya en las redes sociales por bañarse con cobras en la ducha de su casa o crear un puerro 'gramático' "parecido a Boris Johnson".

Zulueta es profesor de un colegio en Bilbao y ha asegurado en Más Vale Tarde que no le parará ni la Semana Santa: "Mientras no cierren la frutería puedo trabajar perfectamente".

El humor ha pasado a formar parte fundamental de su metodología durante el confinamiento. Aun así ha asegurado que está "deseoso de volver" a las clases presenciales: "Hasta los chavales dicen que necesitan el colegio".

Respecto a la brecha digital que azota la posibilidad de realizar las clases online de manera equitativa para todos los alumnos, Zulueta ha afirmado que "estamos viendo que la gente más desprotegida se ha quedado sola".

Sobre un posible aprobado general, Zulueta asegura que "si no hay aprobado general lo que sí habrá es una amenización de los contenidos y una previsión de recuperación, de puesta en marcha al año siguiente teniendo en cuenta lo que ha pasado".

"Desde el cole mantenemos contacto con padres y el mejor consejo es mantener la vida escolar lo más parecida a lo que hacemos cuando estamos allí", ha explicado el maestro, que ha dado las claves de su receta: "Buen humor y a pasarlo como se pueda".