Continúa la crispación entre el Gobierno y el Partido Popular, al que el vicepresidente Pablo Iglesias ha acusado de "traición" en la sesión de control de este miércoles, donde ha asegurado que la formación de Pablo Casado "conspira en Europa para que aquí se hagan recortes".

Una acusación -que el PP niega- que en los últimos días llegaba también desde el grupo socialista en la Eurocámara, que reprocha a los populares que se alineen con los países que piden condiciones duras a España por los fondos europeos frente a la crisis del coronavirus y de "manchar la reputación" del país.

En este mismo sentido se ha pronunciado Ernest Urtasun en Más Vale Tarde, donde ha acusado al PP de llevar a cabo una "campaña de desprestigio hacia el Gobierno" en el Parlamento Europeo.

"Trajeron a un exparlamentario del PP, lo hicieron pasar por un ciudadano normal y ante una comisión parlamentaria empezó a denunciar el recorte de libertades 'terrible' que está habiendo en España", ha denunciado el eurodiputado de En Comú Podem.

Urtasun asimismo ha lamentado la posición del PP en lo relativo al fondo de reconstrucción europeo. "Parece que no desean de ninguna manera que el Gobierno progresista pueda tener esos recursos", ha aseverado, acusando a los populares de embarcarse "en una operación con sus socios europeos para tratar que ese fondo tenga unas condiciones brutales, asociadas a la austeridad".

Para Urtasun, "la única explicación" que tiene esta actitud es "que el PP en Europa siempre piensa más en clave de partido que en clave de defender el interés del país". Así, ha explicado que en el debate sobre si los fondos deben llegar a España en forma de transferencias o créditos y asociados o no a condiciones de austeridad, "parece que los diputados PP español se han alineado más con la derecha europea, con sus socios de Holanda y Austria, que con el interés del país".

"Hoy Dolors Montserrat ha dicho que el fondo que tiene que llegar a España tiene que venir con unas condiciones muy claras", ha agregado Urtasun, que ha concluido afirmando que lamenta esa posición y que "parece que lo que les molesta es que sea un gobierno de izquierdas el que vaya a gestionar ese fondo".