Un juzgado ha condenado a dos paparazzi a pagar la mayor indemnización impuesta por la vía civil en España por fotografiar a Mariló Montero en topless y hacer insinuaciones sobre su sexualidad.

Tras conocer la histórica sentencia, la periodista ha intervenido en Más Vale Tarde, donde ha señalado que hubo "una persecución constante" por parte de los fotógrafos, que la siguieron a Maldivas y a Bora Bora, y ha resaltado que le hicieron fotos y vídeo dentro de su bungalow y no en un lugar público.

"Fotografiaron y grabaron imágenes de mi vida dentro del bungalow, esa es la gravedad, entre otras cuestiones", ha destacado la presentadora, que ha relatado cómo pidió medidas cautelares al conocer la existencia de esas imágenes. Según ha explicado, entonces los fotógrafos "trataron de empezar a decir que yo estaba secuestrando las fotografías porque yo no viajaba con un hombre, viajaba con una mujer".

"Todos los medios que recogieron esas informaciones empezaron a especular sobre mi condición sexual", ha añadido Montero, que ha sentenciado que eso "es anticonstitucional": "Si quiere uno salir del armario sale y si no, nadie le tiene por qué obligar", ha aseverado.

Montero ha insistido en el hecho de que las imágenes no se tomaron en un lugar público: "Estoy en topless dentro de mi bungalow", ha reiterado. "Estoy en una propiedad privada que tú pagas en un hotel y la habitación se convierte en una propiedad privada, en tu domicilio, por lo tanto ellos están haciendo fotografías dentro de mi casa", ha incidido.