El presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, Ricard Ferrer, ha respondido al vicepresidente de la Comunidad de Madrid tras afirmar que la curva de contagios no se va a frenar por restringir la actividad en bares.

El vicepresidente aseguró que Madrid estaba contribuyendo "a salvar vidas y negocios y empleos" con las medidas que se había adoptado, y que en cuanto Salud lo permitiera, se levantarán las restricciones.

Unas palabras que ha contradicho el sanitario: "Ningún cambio que pueda trasladarse a más contagios es una buena idea. Estamos al límite de tener mortalidad evitable", ha explicado Ferrer, que ha asegurado que "si se relajan medidas y se facilita la trasmisión podemos encontrarnos que haya gente que fallezca por no tener una cama UCI".

Una situación, ha dicho, que afecta a las próximas semanas: "Hay que ser muy prudente y desescalar la situación de camas UCI antes de tomar ninguna decisión que pueda facilitar el incremento de la circulación del virus", ha explicado el doctor, que ha hecho especial hincapié en el auge de las nuevas cepas.