El líder del Partido Popular, Pablo Casado, acudió con su familia a misa el día que se estaba celebrando el congreso de los 'populares' en Granada y entró, por error según ha especificado su partido, en una iglesia anexa a la catedral de la ciudad en la que se estaba celebrando una misa homenaje al dictador Francisco Franco. Sobre esta polémica ha sido preguntado José Bono, exministro de Defensa y expresidente del Congreso en MVT, quien ha recordado la particularidad de que Casado es "presidente de un partido muy complicado donde hay franquistas y otros que lo fueron".

Cree Bono que Casado debería haber reconocido su despiste: "Ir a una misa por Franco a estas alturas del siglo es un poco políticamente pornográfico, pero Casado, por el que tengo una relación de afecto, últimamente se le abren las puertas al revés", ha explicado. El expolítico ha recordado además lo ocurrido en la concentración del PP en Valencia, cuando el canciller de Austria que acudió al evento tuvo que dimitir a los días por corrupción. También lo sucedido con Nicolas Sarkozy, al que procesaron al día siguiente de estar junto a Casado, o con Mario Vargas Llosa que "hizo unas declaraciones algo duras con el ámbito democrático". Ahora, dice Bono, "un domingo se decide a ir a misa con su familia y se mete en una inglesa donde están los fachas rezando por Franco".