Pedro Sánchez no ha obtenido los votos necesarios para ser investido presidente del Gobierno. ERC y PNV han exigido al PSOE y Unidas Podemos que negocien durante las próximas 48 horas para poder apoyar la investidura.

Jesús Maraña, director editorial de 'Infolibre', considera que tras este primer intento fallido de investidura de Pedro Sánchez, "en el PSOE tienen claro que tienen que mover ficha".

Para el periodista ha habido dos momentos clave en estos días: el primero es el "reproche" que han hecho los portavoces de los grupos que presuntamente también pueden dar el apoyo a Sánchez, sobre la insistencia del líder socialista de pedir la abstención al PP y Ciudadanos; el segundo, "el cambio del 'no' a la 'abstención' de Unidas Podemos, que ha forzado a que el PSOE haga movimientos para que el jueves pueda cambiar el resultado".

Según Maraña, el comportamiento del PSOE durante la primera jornada del debate de investidura, pidiendo la abstención de la oposición, podría deberse a "una estrategia para elevar la presión sobre Unidos Podemos para que finalmente se llegue al acuerdo".

¿Por qué Iglesias no y Montero sí?

Jesús Maraña explica que, de no haberse puesto el veto a Pablo Iglesias para formar parte del Gobierno de coalición, el hecho de que "un dirigente máximo esté a las órdenes de otro dirigente máximo podría chocar". Aunque reconoce que, "en la mayoría de coaliciones de gobierno que existen no se ponen vetos a las propuestas que pone el socio".

"Hay tensión entre las cúpulas y las militancias de ambos partidos: el PSOE se ha sentido agredido y Unidas Podemos menospreciado en algunas situaciones", y habla de una situación "muy dura y crispada".

Tras la votación fallida, el PSOE retoma las negociaciones con Podemos

"En estos últimos días parecía que desde el PSOE no se buscaba el acuerdo con toda la fuerza y la contundencia, pero parece que ahora está otra vez en marcha", comenta Maraña, sobre la nueva estrategia de acercamiento de los socialistas a Unidas Podemos.

Para llegar a un acuerdo, dice el periodista, "hay tiempo, porque en los contenidos hay una base de acuerdo importante". Por ello, señala que lo importante es conseguir alcanzar la confianza necesaria para "que se trate de un Gobierno de coalición y no de dos que se miran mal en la misma mesa de Gobierno".