La investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid se da por hecha después de que Ciudadanos haya aceptado las propuestas de Vox, que ha renunciado a modificar la ley LGTBI aunque insiste en su exigencia de que los alumnos reciban la formación moral y religiosa de acuerdo a las convicciones de sus padres.

En este sentido, el aún consejero de Cultura, Jaime de los Santos, ha defendido que en los currículos educativos que se imparten en la Comunidad "se tiene en cuenta la igualdad de todos los ciudadanos". Pese a ello, ha sostenido, "ya todo lo que supone una formación complementaria necesita de la aquiescencia de los padres, que los progenitores den su aprobación para que sus hijos vayan a esas charlas", algo que preocupa especialmente a la formación de extrema derecha.

"Las leyes educativas son muy claras, los mínimos educativos están tasados", ha tranquilizado De los Santos, "en la Comunidad de Madrid como no podría ser de otra manera se respeta cualquier tipo de diversidad".

Para el consejero en funciones, dicha región es "en lo que se refiere a las cuestiones LGTBI probablemente uno de los espacios de mayor libertad". "En 2016 se aprobaron dos leyes en la Asamblea de Madrid que no se van a derogar en ninguno de sus puntos", ha sentenciado.

La educación en la región, ha defendido, es "absolutamente igualitaria y respetuosa y a ese respecto no se va a dar ni un paso atrás".

Asimismo, ha hecho hincapié en que en las 155 medidas recogidas en el acuerdo al que han llegado PP y Ciudadanos "son absolutamente respetuosas con los derechos de todos" y que las que Vox ha planteado no afectarán a los derechos LGTBI ni de las mujeres.