Cayetana Álvarez de Toledo, patrona de la Fundación FAES, fue anunciada por el PP como número uno por Barcelona el pasado lunes, después de que ya abandonara al partido durante el mandato de Mariano Rajoy.

"No es tolerable una invasión del espacio público, que tiene que ser neutral y que es de todos, por parte de una simbología que dice que España es una dictadura, y no lo es", ha comenzado diciendo Álvarez de Toledo en una entrevista en Más Vale Tarde.

Sobre la comparación que hizo entre el golpe del 23-F y el 1-O, la candidata del PP se ha reafirmado, diciendo que "no va a cambiar su opinión".

"Ambos son dos golpes de Estado a la democracia: uno un golpe premoderno y el otro posmoderno, que lo que hace es lanzar a cientos de miles de personas exaltadas en sus sentimientos a intentar liquidar un estado constitucional", ha señalado.

"Me parece especialmente grave este último porque con el 23-F no había fuerzas políticas ni personas cercanas al Gobierno, como por ejemplo un señor Iceta, que ya estuviera reclamando indultos para Tejero o Milans del Bosch. En el caso del 1-O sí los hay", ha afirmado.

Álvarez de Toledo ha asegurado que no hubiera vuelto al partido con Rajoy al mando. "Evidentemente, me fui del PP de Rajoy, con lo cual es difícil que hubiera vuelto", ha dicho.

A diferencia de Rajoy, Casado tiene para ella, "las ideas muy claras de lo que hay que hacer en España y muy concretamente en Cataluña, por la convivencia, por la libertad, por la unión de los españoles y por el sistema democrático y su perpetuación".