Omar Montes se encontraba dando un concierto en las fiestas de San Sebastián de los Reyes (Madrid) cuando uno de los asistentes le lanzó un mechero que estuvo a punto de golpearle. Tras este acto denunciable, el cantante reaccionó pidiendo subir al joven al escenario contra su voluntad, provocando un linchamiento público.

La abogada y criminóloga Beatriz de Vicente explica que este acto roza la ilegalidad y "es de un mal gusto tremendo". "Podría ser un delito leve de coacciones o incluso un delito contra la integridad moral porque atenta a su dignidad", explica antes de aclarar que Omar Montes también podría denunciar por tentativa de lesiones.

No obstante, critica la actitud del artista: "Si quiere hacer algo al respecto tiene que denunciar, pero no ejercer el derecho arbitrariamente porque lo que ha hecho es un acto de matonismo". "En un acto tipo el Padrino que parece que le perdona la vida", sentencia.