En el hospital de campaña abierto en Ifema para atender a los pacientes con COVID-19, ante el colapso de los hospitales de Madrid, ya se han alcanzado los 1.7000 ingresos. Uno de los pacientes infectados que se recupera dentro de esas instalaciones es Jonan Basterra, periodista.

Asegura que desde su ingreso ha ido "dando pasitos" para su recuperación y ya ve "la casilla de salida al fondo".

Uno de sus avances ha sido el de recuperar el sentido del gusto, y lo más importe, lleva más de 24 horas sin fiebre y le van a quitar el tratamiento de coronavirus.

Eso sí, le falta mejorar la saturación, y por ello lleva máscara de oxígeno, para recuperarse de la neumonía.

Los días en el hospital de campaña

Basterra explica que el hospital de campaña "es un sitio bastante cómodo". "Cuando llegamos esto estaba vacío y daba un poco de susto, pero ya está a tope. Hay más de 1.000 personas en el pabellón".

Además, explica que el montaje ha sido complejo, pero ha quedado perfecto, y elogia a los sanitarios que atienden cada día a los pacientes: "No nos falta de nada y los profesionales, no sé de donde los sacan. Nos cuidan fenomenal".

También cuenta que, respetando las distancias se acompañan unos a otros y se gastan bromas entre ellos. Antonio, su compañero de al lado, lo acredita: "Nos cuidan muy bien".

"Estamos intentando pasarlo lo mejor posible porque estamos todos en esta misma lucha", reconoce el periodista.

A las ocho, al igual que en muchos hogares de España, se aplaude y se escucha música para agradecer a la gente que esta ayudando a que esto pase