El jefe de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, ha denunciado que en los colegios andaluces se fomentan "las relaciones heterosexuales entre los niños".

Unas polémicas declaraciones que se suman a las de Rocío Monasterio, candidata de la formación a la presidencia de Madrid, que aseguraba que en los centros se habla de zoofilia a menores de ocho años y se "promueven nuevas prácticas sexuales".

Ahora, Serrano ha reculado y se ha justificado a través de su cuenta de Twitter, manifestando que se han tergiversado sus palabras, y que solo piden libertad para los padres a la hora de educar a sus hijos. "Existe otra moral al margen de la que nos quiere imponer la izquierda", defiende Serrano en su perfil.

La presentadora del programa ha respondido a esta justificación del político: "Esto lo acaba de poner en las redes pero no tiene nada que ver con lo que ha dicho. Lo que ha dicho es de una mente enrevesada, enferma".

"Mete a las niñas pequeñas y acusa a las escuelas públicas de alentar unos comportamientos... es ridículo", zanja la periodista.