Rusia continúa su ofensiva contra Ucrania. El ejército de Vladímir Putin sigue masacrando a los civiles y el Kremlin ha exigido que entreguen las armas y abandonen Mariúpol, la ciudad que resiste asediada. Sin embargo, Zelenski continúa defendiéndose la ciudad del sureste del país y se ha negado a cumplir con este ultimátum.

Hoy mismo han vuelto a llegar imágenes escalofriantes, esta vez desde Jersón, donde las tropas rusas han abierto fuego contra los vecinos, que protestaban contra la presencia de tanques rusos. Según medios ucranianos, ha fallecido, al menos, una persona y hay varios heridos.

Una invasión que cada vez se recrudece más y en la que se está utilizando la barbarie como medida de presión. El coronel de artillería retirado Manuel Maroto analiza en Más Vale Tarde la ofensiva orquestada por Putin.

Preguntado por si podría darse el caso de que utilizara una táctica de soldados a pie de campo, ha señalado que "no suelen actuar así, sino que utilizan la táctica de machacar mediante la artillería con misiles y cohetes de todo tipo". "El entrar en una lucha tipo guerrillas no les interesa porque las ciudades son ratoneras y sufrirían mucho", ha apuntado.

Asimismo, advierte de que no parece que la guerra vaya a terminar en un periodo corto de tiempo porque, si Zelenski no cede a las exigencias, el Kremlin "irá avanzando hacia el control total" del país.