Tras la denuncia de una joven que relató en redes sociales cómo había sido atendida por webcam en las Urgencias del Hospital de Villalba, salen a la luz nuevos testimonios de pacientes que se quejan tras recibir esta modalidad de atención. Denuncias de personas que acudieron a diferentes hospitales madrileños con dolencias diversas -desde dolor de espalda a inflamación de ligamento o ataques de ansiedad- y que fueron atendidos por videollamada.

Fue lo que le ocurrió a la madre de Antonio, de 89 años, también en las Urgencias del Hospital de Villalba. Según relata su hijo en Más Vale Tarde, la anciana "tenía un dolor en la zona lumbar que le bajaba por la pierna" y, una vez en el centro sanitario, la consulta fue por videollamada: "También le hicieron una radiografía y en la consulta por videollamada lo único que le dijeron fue que se diera la vuelta, que se subiera el vestido y con los resultados la mandaron a casa con diagnóstico de ciática y paracetamol", relata.

Sin embargo, su madre, que tiene "múltiples patologías" -un tumor renal en tratamiento y dos ictus en el último año-, seguía con mucho dolor. Volvieron a Urgencias, donde les insistieron en que el diagnóstico era dolor de ciática, pero, tras unos días de "muchos dolores", una mañana la mujer "se levantó y empezó a divagar, no sabía lo que decía, había perdido la cabeza". De nuevo en Urgencias, finalmente fue atendida de forma tradicional y "acabó ingresada 10 días con una infección".

Antonio se muestra convencido de que, si desde un principio la hubieran atendido de forma presencial, esto se hubiera podido evitar y pide que se revise este protocolo. Puedes escuchar su testimonio en el vídeo sobre estas líneas.