Miguel Bosé recuerda junto a Jordi Évole cómo fue su infancia y la relación que tuvo con padre, el torero Luis Miguel Dominguín. "Mi padre me quería mucho, muchísimo, lo que pasa es que tuvimos muchos encuentros y desencuentros, porque éramos igual de carácter", afirma el cantante, que destaca que tenían "la torería". "Es algo muy difícilmente explicable. Como decía mi abuelo Domingo, no es solo una profesión, es una actitud ante la vida. Es una actitud ante la vida, una forma de recibir la vida y capearla, de llevarla y bailar, de jugar con ella, de tomar riesgos", explica.

Y es que la relación con su padre tuvo momentos de mucha tensión. El propio Bosé recuerda cómo hubo uno en el que cuál fue el momento de mayor choque con su padre. Aunque afirma que ha habido muchos, Bosé recuerda uno especialmente: el día que su padre le obligó a matar a un animal: "Hubo un momento que me forzó a cazar a una cierva y la maté y en el momento de rajar salió un Bambi al que le faltaban días para nacer".

Ese momento, que cuenta emocionado, Bosé confiesa que lo pasó terriblemente mal: "Me fui a por él a darle puñetazos y llamarle hijo de puta. Y me fui caminando solo". Incluso, afirma que su padre le llegó a llamar "cobarde y débil".

Miguel Bosé reflexiona sobre el franquismo

Miguel Bosé habla con Jordi Évole sobre la relación de su familia con Franco y reflexiona sobre la época franquista: "En aquella España, la clase pudiente tenía a sus mascotas, las estrellas".