Jusit Mascó es, además de presentadora y modelo, la presidenta de la Fundación Ared, que ayuda a muchas mujeres en riesgo de exclusión social para que se puedan reinsertar. Por ello, conoce cómo está afectando la crisis del COVID-19 a las personas más vulnerables.

En Liarla Pardo ha querido destacar la importancia de ser más solidarios que nunca durante la crisis económica derivada de la crisis sanitaria: "Intento ser optimista y ojalá que sí que esto haga que la gente sea más solidaria. Pediría a los responsables de la ciudadanía, a los políticos, que se priorice la atención a las familias vulnerables y las mujeres afectadas por la situación de desigualdad, tanto ahora como después".

"La humanidad se enfrenta a un reto global sin precedentes, si no nos ponemos las pilas todos no lo podremos superar", puntualiza.

Además, ha explicado que algunas de las personas a las que la fundación ayuda normalmente se han visto muy afectadas por la situación: "En 26 años se ha reinsertado a más de 3.000, procedentes de centros penitenciarios y de servicios sociales, la mayoría mujeres".

Estas personas, cuenta, se han ido incorporando al mercado laboral pero ahora, por la crisis, "las más afortunadas viven un ERTE y las más perjudicadas han sido despedidas y han vuelto a la fundación" a pedir ayuda, cuenta Mascó.

Su aprendizaje durante el confinamiento

La presentadora también ha explicado en el programa cómo ha vivido el confinamiento: "Hemos iniciado un largo retiro cerrando puertas, llenado neveras y lejos de nuestros seres queridos. Este aislamiento forzoso cuesta y preocupa".

"He aprendido a estar sola conmigo misma, a buscarme mis espacios", reconoce Mascó.