La entrevista de Jordi Évole en El Intermedio, donde había acudido a hablar del estreno televisivo de 'Eso que tú me das', es "la entrevista más surrealista de los últimos años desde la de Fernando Arrabal con 'el mineralismo va a llegar'", según palabras del propio entrevistado.

Évole ha explicado en Liarla pardo que El Gran Wyoming no tenía ni idea de la enfermedad que sufre, la cataplexia, y cuando vio que se estaba "descojonando", en vez de frenar y pedir que le rescatasen, "lo único que hizo fue seguir, seguir y seguir. Y ahí han quedado las imágenes", cuenta. Además, ha aprovechado para bromear y aclarar que "iba sereno, no borracho".

Lo cierto es que el presentador de El Intermedio estuvo durante un buen rato contando una gracia tras otras mientras que Évole no podía parar de reír y se desmoronaba sobre la mesa del plató. Él mismo tuvo que explicar que tiene un trastorno neurológico que tiene como consecuencia la pérdida repentina de tono muscular a raíz de experimentar una emoción fuerte, normalmente el llanto o la risa, como fue en este caso. "Es un problema que tengo. Me medico, pero tú me haces mucha gracia", contó Évole, para explicar qué le estaba ocurriendo.