El gurú de las apuestas deportivas, Juan Gayá, ha sido arrestado en Mallorca. Gayá está especializado en apuestas sobre fútbol en las categorías de primera y segunda federación. Según la Agencia Efe, la detención estaría en el marco de una operación policial contra el blanqueo de capitales en varios puntos del país contra una organización criminal.

Gayá encaja a la perfección en la definición de gurú. Que en su mundo tiene otro nombre: 'tipster'. Alguien al que miles de personas siguen para decidir dónde apostar su dinero en partidos de fútbol la tercera y la cuarta categoría del fútbol español. Gayá presume de tener unos 300.000 seguidores entre Instagram, Twitter y Telegram. Gente que está pendiente de sus apuestas, que paga para saber qué va a apostar. Creen que el tiene información, que les puede ayudar a ganar cientos de euros. Porque él presume de eso, de tener información privilegiada.

Y eso da dinero. Especialmente en los tiempos en las que hay casas de apuestas en cada barrio y se difunde la idea de que se puede vivir de apostar. Consecuencia: dar consejos para apostar da dinero. Según él, tiene tanto como para vivir doce vidas. Lo escribió en un tuit. En 'Equipo de Investigación' contó que cobra cuatro veces más que el presidente del Gobierno. Más de 350.000 euros.

En sus redes presumía de coches de alta gama, fajos de billetes, jacuzzi o villas gigantes. Se podría decir que es propio de un nuevo rico. Y quizá también forme parte de un enorme cebo para que la gente pique, para los que creen que siguiéndole, apostando lo que él dice, podrán tener una vida como la suya.

Gayá da consejos para jugarse el dinero en las casas de apuestas online. Pero eso era al principio. Ahora los sigue dando, pero poco a poco ha ido actuando como un 'influencer' más que cuenta su vida sus seguidores. Una persona que está detenida en el marco de una operación por blanqueo de capitales mientras aconsejaba a sus seguidores pagar impuestos.