Los enfrentamientos en las protestas en Cuba dejan ya su primera víctima mortal oficial, mientras los choques con la Policía se multiplican. Desde allí llegan imágenes de varios agentes ensañándose con uno de los manifestantes, a quien propinaron una brutal paliza, como puede verse en el vídeo que ilustra estas líneas.

Aunque trascienden pocas imágenes de la isla por los cortes de Internet y electricidad, lo que llega es preocupante. La periodista Ariadna García Chas repasa en laSexta Clave qué está pasando exactamente en Cuba.

Según explica, muchos cubanos están cansados de no tener comida ni dinero suficiente, de los constantes apagones eléctricos y ahora también de la falta de vacunas contra el coronavirus. Llevan años sufriendo una crisis económica que ha empeorado aún más con la pandemia y, por todo ello, han salido a la calle pacíficamente, primero en San Antonio de Baños y luego, en el resto del país.

Una protesta que ya se considera histórica. Y es que esto es excepcional en Cuba, donde no ocurría algo similar desde 1994. Sin embargo, al Gobierno cubano no le gustan las manifestaciones de opositores y, enseguida, los gritos de 'libertad' de los manifestantes se tradujeron en golpes de la Policía y detenciones.

Además, al mismo tiempo que unos denunciaban la pobreza, otros la hacían patente: las imágenes que llegan desde Cuba dan cuenta de decenas de personas que aprovecharon para saquear tiendas y supermercados en busca de comida, colchones e incluso electrodomésticos.

Pero los enfrentamientos no han sido solo entre policías y civiles, sino también entre cubanos opositores y partidarios del régimen, entre quienes culpan al Gobierno cubano y al de Estados Unidos. Fue el propio presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien incitó a sus partidarios a salir a las calles: "Aquí ningún gusano ni ningún mercenario nos va a tomar las calles. Y si provocan, sin violar sus derechos constitucionales, apretando la ley revolucionaria que protege esta revolución, vamos a enfrentarlos", afirmó.

No hay datos oficiales porque el Gobierno cubano no los está facilitando, pero, según la organización humanitaria Human Rights Watch, desde que comenzaron estas protestas ya se ha detenido a 150 personas. Una de las últimas detenciones fue la de Dina Stars, a quien la Policía arrestó en su casa mientras los vecinos grababan la escena: se trata de una youtuber cubana de 25 años con miles de seguidores que había hecho pública su oposición al Gobierno en sus perfiles y en varios medios de comunicación.

Pero Dina no es la única detenida, también la periodista Camila Acosta, corresponsal del 'ABC' en Cuba, fue arrestada. Primero la acusaron de atentar contra la seguridad del Estado, pero ahora han cambiado los cargos y será juzgada por desacato y desorden público. Sin embargo, la detuvieron cuando simplemente acompañaba a su padre a realizarse una PCR.

Cientos de familiares buscan a sus seres queridos detenidos y, tal y como se aprecia en el vídeo, las familias se apelotonaron a las puertas de una comisaría en La Habana para tratar de obtener respuestas, sin conseguirlas. "Le cayeron tres oficiales encima, lo tiraron contra el piso, le metieron la cabeza contra el piso, le partieron la boca, le dañaron las muñecas y no sé nada de él", afirmaba una mujer.

La imagen en las calles ahora es muy distinta: ya no hay gritos de libertad, sino un gran control policial. Así, mientras unos acusan de todo al Gobierno cubano y otros culpan al bloqueo estadounidense, lo que está claro es que en Cuba hay problemas graves.