La sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos de revocar el derecho al aborto ha llevado a muchas mujeres a mostrar preocupación por dónde podrían acabar los datos de las aplicaciones que se usan para controlar la menstruación. ¿Podrían servir de prueba en un juicio para una mujer que aborte?

Estas aplicaciones revelan todo sobre la salud menstrual: cuándo comienza la menstruación, cómo es el sangrado y qué síntomas se experimentan, calendarios para apuntar las relaciones sexuales, datos sobre cuándo se está ovulando y, por tanto, también información sobre posibles embarazos. Además, recogen datos sobre la geolocalización de las mujeres que las usan que serían capaces de situarlas en una clínica abortiva.

Es por ello que un grupo de más de 40 congresistas demócratas ha remitido una carta a Google en la que piden que dejen de recopilar datos de localización para proteger a las mujeres. Por su parte, aplicaciones como Clue, la aplicación menstrual más descargada en el mundo, tratan de tranquilizar a sus usuarias asegurando que nunca van a compartir datos que puedan utilizarse en su contra.

Como ha reconocido la compañía en sus redes sciales, han recibido una avalancha de mensajes de usuarias preocupadas sobre "cómo los tribunales de EE. UU. podrían usar sus datos" al anularse el derecho al aborto. "Entendemos completamente esta ansiedad y queremos asegurarte que cualquier dato de salud que registres en Clue sobre el embarazo o el aborto es privado y seguro", se han apresurado a explicar.