Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás, ha sido condenado a tres años de cárcel por usurpación de funciones públicas y cohecho. Se hizo pasar por un alto cargo relacionado con el Gobierno y la Casa Real, y le pillaron.

Pero él no es el único que aparece en la lista de farsantes de nuestra historia. laSexta Clave ha recopilado la historia de otros seis impostores míticos que consiguieron engañarnos a todos.

Los primeros, 'Milli Vanilli' un dúo de pop que llegó a lo más alto en los años 80. Ganaron un Grammy como mejor artista revelación pero su mentira pronto se descubrió: ellos ponían la cara mientras que las voces que sonaban eran de otros. Hacían 'playback' allí por donde pasaban y tuvieron que devolver el premio.

Otro impostor es el hombre que paso cuatro horas en el funeral de Nelson Mandela haciendo supuestamente de interprete del lenguaje de signos. En teoría, se dedicó a trasladar las palabras de los hijos de Mandela y de Barack Obama, el problema es que su lenguaje de signos solo lo entendió él. Las asociaciones de sordos denunciaron que no se enteraron de nada, y es que el hombre se lo inventó todo.

En el libro de los grandes impostores también hay otros personajes que se han hecho pasar por víctimas, como 'Enric Marco' y 'Tania Head'. Él hizo llorar a los diputados que le escuchaban relatando su vida como prisionero en un campo de exterminio nazi. Todo era mentira, y en 2005 reconoció que se lo había inventado para que le escucharan más.

En el caso de 'Tania Head' era en realidad la española Alicia Esteve, que contó que el 11 de septiembre de 2001 ella se encontraba en el piso 78 de una de las torres y que logró sobrevivir al atentado.

Se hizo pasar por víctima e incluso visitó la zona cero con el alcalde de Nueva York, pero 'The New York Times' acabó pillándola y descubriendo que era una impostora que nunca había trabajado en aquel edificio.

También Rachel Dolezal consiguió engañar a muchos haciéndose pasar por negra. Se oscureció la piel, se cambió el pelo y durante diez años se hizo pasar como activista negra, llegando incluso a liderar una organización. Su madre salió en televisión y contó que en el ADN de Rachel no había ni rastro de raza negra y que todo mentira.

La lista la cierra el apodado como 'el gran impostor', Ferdinand Demara, que se hizo pasar por ingeniero, médico, diputado, militar... En su etapa como falso cirujano, se memorizó un libro de medicina y salvó la vida de 17 soldados heridos en la Guerra de Corea. Como héroe, le entrevistó Groucho Marx.