La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido a España: estamos en serio riesgo de que se produzcan rebrotes. Por eso, el organismo insta a nuestro país a mantener las restricciones en Semana Santa, porque teme que se expandan las variantes, especialmente la británica. "Controlar estas variantes puede suponer un desafío, por lo que se tienen que seguir realizando todos los esfuerzos posibles, especialmente de cara a la próxima Semana Santa", han señalado.

Este mensaje llega en el mismo día en el que se ha confirmado que tenemos ya en España la variante de Uganda. Este caso se ha dado en Andalucía, pero hasta ahora la variante solo se había detectado en el propio país africano y algún caso aislado en Reino Unido.

La nueva variante tiene una mayor capacidad de transmisión pero a día de hoy, la verdadera preocupación está en la variante británica. En los datos sobre variantes, actualizados hoy por el Ministerio de Sanidad, se puede observar cómo ha crecido en nuestro país la variante británica.

En Asturias, por ejemplo, ya representa el 97% de los casos, ha crecido un 33% en 14 días. Pero también a crecido en Cataluña y Cantabria, donde ya están por encima del 80 %.

Además, en el documento del Ministerio se han dado a conocer los casos de otras variantes en España y destacan los 66 casos de la sudafricana, los 25 de la californiana y de los 20 casos de Manaos, hay un caso de reinfección probable. También se han notificado 14 casos de la variante de Río de Janeiro, un caso de la nigeriana, un caso de la portuguesa.

La ola repunta en Europa

Más allá de la situación dentro de nuestras fronteras, en Europa varios países llevan tres semanas consecutivas experimentando aumentos en la trasmisión del coronavirus. Así lo ha explicado el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge: "Es en Europa central, los Balcanes y los Estados Bálticos donde la incidencia de casos, las hospitalizaciones y las muertes tienen ahora las tasas más altas del mundo".

A este panorama se añade, además, la preocupación por la variante británica. En estos momentos 48 de los 53 países o territorios europeos han reportado un aumento preocupante de la variante británica, la cual ya se está volviendo predominante en la región europea de la OMS.