Pfizer, Moderna o AstraZeneca son algunas de las vacunas más sonadas en nuestro país por ser las primeras que se administran en España. Pero además de ellas o de la estadounidense Janssen, también con un gran foco mediático, existen numerosas vacunas que están siendo desarrolladas en diversos puntos del mundo.

Concretamente, 23 países en el mundo están trabajando en sus propios proyectos en fase avanzada, son 'las otras vacunas', y te las explicamos en 'el otro informativo'.

Más allá de Estados Unidos, China o Europa, el país del mundo que tiene más vacunas avanzadas es la India. Tiene cerca de cuatro proyectos y uno de ellos ya está autorizado de emergencia por sus autoridades.

Sin embargo, no se trata de nada llamativo. La India es el gran laboratorio de genéricos del mundo, además de idear e innovar en ciencia continuamente. Por ejemplo, una de sus vacunas ha conseguido vacunar a millones de personas de meningitis en África por tan solo 0,50 euros la dosis y sin ningún método de conservación especial.

Pero, ¿hay algún otro país asiático con proyectos tan prometedores? Lo cierto es que desde Asia llegan otros proyectos muy potentes, y los de Corea del Sur son algunos de los más avanzados. En total, tiene cuatro proyectos, y el país está dedicado de lleno a su aprobación.

Corea del Norte también se jactó de tener proyectos, pero la realidad es que después se demostró que trataba de robarlos. Además, Turquía, Kazajistán, Israel, Tailandia o Vietnam son algunos de los países asiáticos con proyectos en desarrollo, ya que son países que atraen científicos y que, en muchas ocasiones, ya tenían experiencia en vacunas contra otros coronavirus.

En el continente americano, además de las conocidas estadounidenses, Canadá ha desarrollado una vacuna muy prometedora bajo la compañía de tabaco 'Malrboro'. ¿El motivo? Hay una planta llamada 'nicotiana' que se ha probado tener beneficios medicinales incluso contra el ébola, por lo que las compañías tabaqueras quieren invertir en ellas para blanquear su imagen.

También es llamativo el caso de Cuba. Se trata de un país pequeño, pero con gran ciencia. Muchas de las vacunas que se pueden aplicar hoy en día en el tercer mundo son creadas en Cuba y, ahora, con el coronavirus, no iba a ser menos.

El país caribeño tiene tres proyectos en marcha, cuya mayor excentricidad son los nombres: Abdala (un poema de José Martí a la patria), Soberana (como la nación cubana) y Mambises (los guerrilleros que lucharon por la independencia cubana).

De todos estos proyectos, podría haber algunos que no acabar inoculándose a la población, como ha ocurrido con la vacuna australiana. Australia tenía una vacuna prometedora, pero en los ensayos descubrió que daba errores, por lo que tuvo que desecharla.

Si miramos el mapa europeo de las vacunas anti-COVID-19, el proyecto español se queda atrás respecto al italiano, el belga o el francés. Se está desarrollando, pero de forma más lenta. Posiblemente de aquí a unos meses comience los ensayos con personas y dentro de un año podamos tener una vacuna contra el COVID-19.