AstraZeneca y la Unión Europea han entrado guerra por las vacunas. Bruselas reprocha a la farmacéutica que firmara la entrega de 81 millones de dosis y ahora solo asegure los envíos de entre 17 y 31 millones de dosis.

Estas cifras se saben por filtraciones, ya que los contratos son secretos. La Unión Europea ha amagado con publicar lo firmado con la compañía, ya que lo que ofrece ahora mismo la compañía son entre el 25 y el 40% de las dosis comprometidas.

¿Por qué es relevante que estas negociaciones lleguen a buen puerto? Porque con las dosis contratadas con Pfizer/BioNTech y Moderna se puede vacunar a la mitad de los europeos. Con la de AstraZeneca se puede vacunar a la otra mitad de la población.

El punto de conflicto llega por las fábricas de AstraZeneca donde se producen los sueros de la Universidad de Oxford frente al COVID-19. Tiene cuatro: dos en Reino Unido y dos en países miembros de la Unión Europea. Pero una de las europeas y que distribuirá a los 27 está teniendo un rendimiento tres veces menor al del previsto, según la compañía.

¿Cuál es el temor de la Unión Europea? Que estén vendiendo vacunas producidas con dinero europeo a terceros países dispuestos a pagar más por ellas. Es por ello que Bruselas ha enviado a un equipo de ocho técnicos a revisar la fábrica en cuestión y comprobar si la problemática es cierta o no.

Ahora la Unión Europea ha requerido a AstraZeneca que envíe vacunas producidas en Reino Unido para repartir entre los países miembros. Pero Reino Unido dice que no habrá reparto hasta que no tengan las vacunas comprometidas.