La vacuna de AstraZeneca está siendo una de las más controvertidas a nivel mundial. Sus problemas de distribución en Europa, las dudas sobre la efectividad en mayores de 65 años y la alarma generada por la trombosis de diversos vacunados han provocado que sea una de las vacunas que genera mayor reticencia en la población.

Pero, ¿qué se sabe realmente sobre estos efectos adversos? Los trombos se forman por la solidificación de la sangre en los vasos sanguíneos, impidiendo que circule correctamente por las arterias.

Han sido detectados en ciudadanos europeos tras vacunarse con AstraZeneca, pero no se ha demostrado que exista una relación entre ambos hechos. Concretamente, estos casos se han dado en 17 países, y todos vinculados al lote ABV 5300, del que salieron un millón de dosis repartidas entre 17 países.

En España no consta ningún caso de trombo, como ha explicado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en Al Rojo Vivo. Sin embargo, en Austria ha habido cuatro casos y un fallecido que generó el trombo diez días después de ponerse la vacuna.

Por eso, y al igual que Italia o Estonia, Austria ha decidido suspender la vacunación con AstraZeneca únicamente de ese lote. En Dinamarca también ha habido un fallecido por trombo tras ponerse la vacuna, y allí han decidido no poner ninguna vacuna de AstraZeneca. Aseguran que "es muy difícil" que exista relación, pero por prudencia han tomado esta decisión.

La Agencia Europea del Medicamento ha investigado y ha llegado a la conclusión de que no hay relación entre estos trombos y la vacuna de AstraZeneca, aunque tendrá que seguir investigando los casos.

Pero, además, hay otro lote que está dando problemas, el ABV2856, que no se encuentra en España, pero sí en países como Italia, donde dos personas han fallecido tras recibir la vacuna, uno por infarto y otro por trombo. Ahora, habrá que ver si tiene o no relación.