Elon Musk compró Twitter con la idea de cambiar la forma de comunicar. Creó SpaceX con el objetivo de cambiar la conquista del espacio, y ahora se ha empeñado en implantar chips en el cerebro de los seres humanos. El propio Musk cree que podrá contar con los primeros implantes en seis meses. Se trataría de una conexión vía bluetooth entre el cerebro y un ordenador. La empresa que lo está desarrollando se llama 'Neuralink'

El artefacto está compuesto por una pequeña máquina dedicada a enviar descargas eléctricas al cerebro, almacenarlas y analizar la información en un ordenador externo, -o inlcuso en un móvil-. El tamaño del chip es similar al de una moneda de 20 céntimos. Se cargará y se conectará al teléfono a través de bluetooth

El ordenador se implantará directamente en el cerebro, colocado por debajo del cráneo. Los electrodos son tan pequeños que el robot detectará los vasos sanguíneos del cerebro cuando deba implantarlos y, de este modo, evitará dañar al cerebro.