Enrique Ossorio, portavoz de la Comunidad de Madrid y consejero de Educación, insiste en que no hay ninguna irregularidad en el contrato que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso concedió a un amigo de su hermano para comprar mascarillas en la pandemia, y por el que su hermano cobró dinero por facilitarlo. "Ha pasado todos los filtros de la Comunidad de Madrid" y es "ético", ha defendido.

Explica que el contrato fue solicitado por un médico, paso por la viceconsejería de Sanidad, y se dio cuenta de él al Gobierno, "que no es quien lo adjudica". De ahí, indica, "se envió a la Cámara de Cuentas con el resto de 4.000 contratos de emergencia"

Por ello, considera una "casualidad" que este fuese uno de los 246 contratos de emergencia que la Cámara de Cuentas cogió por muestreo "para analizar a rajatabla". Añade además que "en ese no pusieron ninguna pega".

También considera que ese contrato "está muy manoseado" y que si alguien hubiese encontrado algo irregular, habría salido a la luz. "Este contrato lo ha tenido la oposición desde hace muchos meses. Si hubiese ahí algo incorrecto, lo habríamos sabido hace mucho. Está muy manoseado".

"Si es irregular, nosotros vamos a contribuir a muerte con la Fiscalía porque los primeros interesados en que estas sospechas que se han lanzado se aclaren somos nosotros, con los madrileños, por seguir haciendo nuestro trabajo", ha mantenido.

Durante la entrevista, el portavoz de la Comunidad de Madrid ha pedido dimisiones. "Deben irse quienes hayan hecho cosas mal, quienes hayan perjudicado al PP y a España", ha justificado el 'popular'.