laSexta ha vuelto a emitir el documental 'Eso que tú me das' con motivo del primer aniversario de la muerte de Pau Donés.

El cantante de 'Jarabe de Palo' llamó a Jordi Évole cuando supo que el cáncer de colón que sufría era mortal. Según le explicó, quiso hacer una última entrevista para que la gente le viera tal y como era sin los tintes artísticos de otras conversaciones que había mantenido hasta entonces.

A continuación, recopilamos los mejores momentos de la charla entre el periodista de laSexta con el cantante.

"Tengo ganas de reír, tengo ganas de llorar y, sobre todo, tengo ganas de vivir porque siempre he sido muy vital". Estas son las últimas palabras que Pau Donés dejó en su última entrevista. Una lección de vida muy importante que recordamos casi un año después de su fallecimiento. "Llorar es una demostración de valentía. No tienes que tener vergüenza de mostrarte cómo tú eres", decía en este vídeo:

Asimismo, Donés nos dejó una bonita reflexión sobre el miedo y la necesidad de vivir sin este porque solo sirve para "bloquearnos" y no dejarnos disfrutar de lo que nos rodea. Aseguró que él siempre vivió sin miedo "porque el miedo es algo que te corta la libertad de ser tú mismo".

En este sentido, Évole le preguntó si al ser consciente de que le quedaba poco de vida vivía con más libertad. Algo en lo que el cantante coincidió: "Desde el momento que aceptas que la muerte es algo que va contigo y que no es algo que es malo, sino que es algo que es parte de la vida, yo creo que sí. Vives mucho más tranquilo".

El vocalista de 'Jarabe de Palo' sí confesó que estaba "enfadado con el cáncer" porque todavía no se quería ir y "prefería vivir un poquito más", pero aceptó que "es una enfermedad que surge, que la genera el cuerpo" y se marchaba en paz consigo mismo y con su "cabeza".

De su experiencia con esta larga enfermedad llegó a sacar la conclusión de que le dio tiempo a vivir "cinco años más" en los que pudo hacer de todo: lanzar "dos discos", "hacer unos discos de la hostia" o tener "un sobrinito", entre otras cosas.

También explicó que se dio cuenta de que se iba a morir meses antes cuando un médico le dijo que la enfermedad ya estaba desarrollada y no se podía continuar operando. "Ese día lo tienes que aceptar y saber que esto acabará así", indicó en el vídeo que se muestra a continuación:

En el documental también se muestra una de las facetas más íntimas de Pau: la relación que mantenía con su hija adolescente. Abandonó su carrera musical cuando fue diagnosticado de cáncer para irse a vivir con la menor a California. Allí vivieron una "experiencia estupenda", pero no siempre mantuvieron una relación tan buena.

Y es que el cantante confesó que cuando se separó de la madre de su hija, la pequeña "pensó que la había abandonado". "Estuve dos meses sin verla porque estaba de gira y cuando fui a buscarla me dijo 'pensaba que me habías abandonado' y yo le dije 'nunca en la vida'", explicó.

Aquí su relación no era demasiado buena, pero a partir de esta charla "cambió todo". Entonces, tenían "poco tiempo material pero mucha calidad". Hasta que se fueron a vivir juntos unos meses a California cuando Pau enfermó, un viaje al que también fue la madre de la joven.

Al final de su entrevista con Évole, el intérprete nos dejó un momento muy emotivo cantando 'El sitio de mi recreo' después de que el presentador le pidiera una canción para los créditos del documental. "De sol, espiga y deseo son sus manos en mi pelo, de nieve, huracán y abismo, el sitio de mi recreo", entonó.

Una emotiva actuación que puedes ver en el vídeo que acompaña a estas líneas: