Décadas después, continúan las incógnitas en torno al misterioso caso de la desaparición del niño de Somosierra, como reflejó Equipo de Investigación en un programa de 2017 que laSexta vuelve a emitir este viernes.

El pequeño Juan Pedro Martínez viajaba en el verano de 1986 en un camión con sus padres desde Murcia hasta Bilbao cuando el vehículo, que llevaba una cisterna cargada de ácido, sufrió un accidente a la altura de Somosierra, en Madrid.

A llegar al lugar de los hechos, la Guardia Civil encontró los cadáveres de sus padres, pero no había ni rastro del menor.

A pesar de que la familia insistió en que el niño se encontraba con ellos, los agentes no hallaron nada sobre él. Lo tío, Juan García Legaz, está convencido de que alguien se lo llevó. "El niño se lo quitan en la última parada, fue en el último repecho llegando a Somosierra, ahí está 22 segundos parado, tiempo más que suficiente como para quitarle al crío y obligarle a llevar cualquier otra cosa", afirma.

Una teoría que se refleja en la prensa de los años 80. "Estamos hablando de una época en la que entraba mucho contrabando de estupefacientes por el litoral murciano con destino a Bilbao, que en aquellos años era el segundo mayor consumidor de heroína del mundo. Se ve que era una banda bien organizada y que como garantía quería llevarse al niño. Se lo entregarían en Bilbao una vez que el alijo llegara felizmente", indica Juan Rada, periodista.

Los narcotraficantes habrían obligado a Andrés a esconder droga en su camión para esquivar los controles policiales y cogen a su hijo como rehén, según la familia.

"¿Por qué se lanza de esa manera a la bajada del puerto? Porque iba detrás de un vehículo que llevaba a su hijo. Se estrella el camión y aparece un vehículo con unas personas que registran los restos y se dan a la fuga. ¿Qué buscaban? El paquete que habían entregado antes, al niño no lo pueden soltar porque sabe lo que ha pasado. Sus padres han muerto y él lo va a contar", justifica su tío.

Nunca se demuestra que detrás de la increíble desaparición del niño de Somosierra haya una red de narcotraficantes. En 2016 la Guardia Civil pide exhumar los restos de los padres. Si consiguen ADN, tal vez las nuevas tecnologías encuentren a Juan Pedro, vivo o muerto, en cualquier parte del mundo.

El niño que desapareció con diez años hoy tendría más de 40. Pero la Justicia lo desestima. Caso cerrado.

*El contenido al que hace referencia la información forma parte de un programa de Equipo de Investigación de 2017 que laSexta vuelve a emitir este viernes.