Equipo de Investigación localiza al líder religioso de una mezquita sevillana, acusado de pertenecer a una red que distribuye mercancía falsificada y cuyos beneficios ascienden a 14 millones de euros.

También analiza la actuación de otros grupos de falsificadores en el punto de mira de los cuerpos de seguridad de todo el mundo, que aseguran que el dinero de las falsificaciones financia a grupos yihadistas. Existe la sospecha de que financian a otros grupos criminales. Una operación con 64 detenidos señala directamente a la camorra italiana. El programa sigue el rastro de la red en Nápoles y logra encontrar a su presunto lugarteniente en España.

Se trata también de falsificaciones que ponen en riesgo la salud del consumidor: alimentos, medicamentos, sierras eléctricas, armas e incluso coches de lujo. Todo falso. No pasan ningún tipo de control de seguridad. Los reporteros del programa investigan dónde se hacen: talleres clandestinos que no pagan ni impuestos ni seguridad social a sus empleados.

La cifra apabulla. 10.000 millones de euros invierten las marcas en luchar contra las falsificaciones. Incluso contratan investigadores privados. ¿Cuál es su trabajo? ¿Es posible combatir un delito que se asoma cada día a nuestra realidad?