La detención de Rodrigo Barrio como sospechoso del asesinato de su familia hizo saltar las alarmas en su familia materna. Algunos de sus tíos sostienen que son "una piedra en su camino" por pedir justicia, y están convencidos de que fue el joven quien cometió el crimen cuando tenía solo 16 años.

Desde que fue detenido y posteriormente puesto en libertad por falta de pruebas, Rodrigo Barrio solo se ha dejado grabar en una ocasión: declarando contra sus tíos maternos. Es la segunda vez que les denuncia por amenazas: "Escuche gritos fuera, en la calle. Escuché que decían 'dónde está Rodrigo, dónde está este cabrón, que le vamos a matar'. Me empezaron a decir 'asesino, que no te tengo miedo'", aseveraba.