El gran negocio de la felicidad pone de moda el mindfulness, una técnica de relajación milenaria que gana cada día nuevos adeptos. El Gobierno ha gastado 167.000 euros en los últimos tres años en pagar clases de meditación a los funcionarios y ya se imparte en más de 200 centros educativos en España, como en el colegio que aparece en este vídeo, en el que practican la meditación desde los cuatro años.

Beatriz Arbide, profesora de mindfulness, explica que esta técnica "sirve para aprender a prestar atención, a saber a utilizar la respiración como ancla y a saber prestar atención a las propias emociones".

Asimismo, defiende los beneficios en sus alumnos: "Les ayuda a ser conscientes de sus propias emociones y reduce el estrés". "Una persona que esté estresada o emocionalmente confusa difícilmente puede aprender. Por lo tanto, ayuda también a nivel académico".