Nos desplazamos a El Palo, el barrio marinero de Málaga que donde el exfutbolista Carlos Aranda se crió y al que volvió con 36 años tras pasar por 11 clubes de fútbol. Allí informamos a un vecino de que estamos haciendo un reportaje sobre el exfutbolista y esta es su respuesta: "¿Sobre Carlos Aranda? No quiero hablar. Esto es un barrio y aquí nos conocemos todo el mundo y no quiero saber nada; yo no quiero que a mí me corten el cuello y me maten".

Por su parte, otra vecina afirma que "toda la familia está metida en el mundo de las drogas". "Lo sabe todo el mundo", asegura.