Los investigadores del crimen de Antonio Navarro seguían la pista a la viuda, María Jesús Moreno, Maje, y a uno de sus amantes, Salvador Rodrigo. Eran los principales sospechosos.

Como recoge el vídeo, cuatro meses después del asesinato de Antonio Navarro, la Policía les tiende una trampa a ambos.

"El hermano de Antonio se pone en contacto telefónico con Maje y le dice que ha hablado con la jefa de homicidios y que le ha dicho que el caso está resuelto. En un intento de ponerlos nerviosos y que hagan algún movimiento que acabe de delatarlos del todo", explica Teresa Domínguez, periodista de Levante-EMV.

A partir de ahí, Maje y Salva tienen una conversación y se ven varias veces para perfilar una estrategia. Ocho días después de su última conversación detienen al amante en la cafetería de un hospital y a la viuda en plena calle.

Por otro lado, Equipo de Investigación recoge cuál fue la conversación clave entre Meje y su amante Salva que dio un vuelco al caso. Puedes escucharla en el vídeo que se incluye tras estas líneas.