La tarde de sábado transcurría con mucha tranquilidad en un bar de la ciudad italiana de Ferrara hasta que Igor el Ruso entró en el establecimiento vestido de militar, con un fusil, y pidiendo el dinero recaudado en la caja, como recoge el vídeo.

El dueño de local, Davide, se levantó de su silla y se dirigió hacia el atracador. En ese momento comenzó una pelea en la que logró arrebatarle el arma y golpear con ella a Igor el Ruso.

María Sirica, mujer de Davide, fue testigo de los hechos y quien llamó a los Carabinieri. Tras escuchar un disparo, salió con una escoba y se enfrentó a Igor el Ruso, que tuvo en todo momento una actitud amenazante mientras ella le gritaba: "Mátame, mátame".

Instantes después, María salió a la calle corriendo para pedir ayuda y el asesino se escapó.

Por otro lado, Equipo de Investigación recuerda el horror que vivió el municipio turolense de Andorra después de que Igor el Ruso matara a dos guardias civiles y un ganadero.