Ante las preguntas de Equipo de Investigación, Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, aseguraba que "bajo ningún concepto" su sindicato presionaba a los querellados para recibir dinero.

En este sentido, también precisó que Manos Limpias no se retiraría "nunca, ni por dinero, ni por nada", de un caso. Así justificó su inocencia: "Si nosotros presentamos acciones penales y luego tendríamos que justificar una retirada o un desistimiento de esa acción".