Desde su llegada a España con tan solo 19 años, Ana Julia Quezada siempre se mostró sonriente y feliz en España a través de sus redes sociales. A nuestro país llegó después de nacer en un pequeño pueblo de República Dominicana, donde se ha desplazado Equipo de Investigación para hablar con su madre.

Ella cuenta que cuando se enteró de lo que había ocurrido casi entra en shock y no se lo podía creer. "Yo no me caí muerta porque tenía las pastillas en el buche y dios me dio ánimo, pero todavía no me lo creo".

Juana Cruz habla con su hija habitualmente en conversaciones de cinco minutos desde que ingresó en prisión y desde el principio la acusada defiende que "fue un accidente y que no quería matar a Gabriel".

Además, desvela qué es lo que le responde a su hija: "Lo más grande que hiciste fue esconderlo, tenías que llamar a la Policía, si no lo hiciste, ve a la Policía".