Su primer destino es club de alterne en la carretera de Burgos. Un año después de llegar a España Ana Julia consigue dejar la prostitución gracias a un camionero. Se casan y tienen una hija.

Juntos se mudan al barrio obrero de Gamonal, al cabo de tres años de estancia en España, Ana Julia y su marido traen a la primera hija que tuvo en República Dominicana, Ridelca.

Pero un trágico suceso rompe la vida familiar, cuando sólo lleva cuatro meses en el país, la hija de Ana Julia muere.

Encuentran el cuerpo sin vida de la niña en un patio. Los agentes realizan la inspección ocular. En la habitación de juegos encuentran una pequeña mesa a los pies de la ventana.

A Ana Julia no pueden tomarle declaración por sufrir una fuerte excitación nerviosa. El atestado de la muerte se ha incluido ahora en las diligencias de la causa de Gabriel.

La criminóloga Icíar Iriondo muestra dudas sobre lo ocurrido: "Partiendo de la premisa que las ventanas estarían cerradas por el frío que podría hacer en marzo en Burgos, que una niña se levante de madrugada, se dirija al cuarto de juegos, abra una ventana, abra otra ventana, suba una persiana, se asome, sin olvidar que una niña de cuatro años ya tiene percepción del riesgo, todo resulta complicado".